La LOMCE, un retroceso de la enseñanza pública a la época franquista

LOMCE NO #StopLeyWert

La Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que el ministro Wert y el gobierno pretenden aprobar antes de final de año, representa un ataque brutal contra el sistema de enseñanza pública del Estado español y un intento manifiesto de hacerlo retroceder en muchos aspectos a la misma época franquista.

El objetivo principal de la LOMCE es modificar aquellos aspectos del sistema educativo actual que no se corresponden con las necesidades del mercado, ávido de trabajadores de baja cualificación. A grandes rasgos, la LOMCE se plantea los siguientes objetivos básicos reales:

  • Establecer rutas claramente diferenciadas que determinan el futuro académico del alumnado. a edades inferiores a las que la ley marca como educación obligatoria. Esto tiene como fin adaptar a los alumnos, a partir de los 12 años, a un modelo productivo dependiente, poco industrializado y basado en la baja cualificación. Introducir pruebas de evaluación externas para permitir un control directo sobre el acceso a cada etapa del sistema educativo, incluyendo la decisión sobre el número de personas que “aprobarán” en cada nivel. Dichas pruebas forzarán a adaptar los contenidos enseñados a ellas, devaluarán el papel del profesorado y facilitarán la privatización de una parte del sistema.
  • Eliminar competencias de los consejos escolares y atribuirlas a los directores de centros que, a su vez, deberán pasar por un proceso selectivo previo, en manos de la administración, que asegurará su total “docilidad” con respecto a la voluntad de ésta.
  • Profundizar en la eliminación de derechos del profesorado, que pierde competencias al hacerlo el consejo escolar y que se ve sometido a demás a la amenaza de impartir materias distintas a su especialidad y a traslados obligatorios por necesidades funcionales. Sin embargo, el ataque mayor en este sentido, vendrá con la ley del Estatuto de la función pública docente, que la misma ley anuncia y que parece se pretende también aprobar en poco tiempo para evitar contradicciones entre ambos marcos legislativos.
  • Devaluar los contenidos académicos que se imparten en la enseñanza media con el recorte o práctica eliminación de asignaturas, tanto de enseñanzas artísticas y tecnológicas como de conocimiento del medio y de la historia contemporánea, poniendo el énfasis en las materias instrumentales. Es una ley que entiende al estudiante exclusivamente como futuro trabajador cuyo campo de acción en la sociedad debe limitarse al campo de lo laboral y no a su participación como ciudadano, con autonomía de pensamiento, crítico con el mundo que le rodea y con capacidad para imaginar y crear nuevas situaciones.

El resultado de la aplicación de una ley como la LOMCE, si se lleva a cabo, será sin duda el de la pérdida de una parte muy importante de sus características democráticas y niveladoras de desigualdades con respecto al alumnado; la pérdida de derechos de la comunidad educativa en beneficio del poder de directores en manos de la administración; y un nuevo avance en el camino hacia la privatización de lo público.

Es preciso por lo tanto poner al corriente al conjunto de la comunidad educativa y de la ciudadanía de los verdaderos contenidos y repercusiones de esta ley regresiva e impulsar un fuerte movimiento de rechazo y de respuesta a la misma, que incluya a madres y a padres, a estudiantes, a maestras y profesores y a las “Mareas” de los diferentes territorios así como a la ciudadanía en general. La LOMCE ha de ser retirada y, quien la ha propuesto, el ministro Wert, ha de dimitir ya sin excusa alguna.

La movilización estatal de estudiantes y de familias prevista para los próximos días 16, 17 y 18, ha de ser el primer paso para frenar la ley pero la lucha no ha de detenerse hasta conseguir su retirada. También la Huelga General que parece se producirá en noviembre ha de servir para expresar, además de un rechazo global a la política económica y social del gobierno, el rechazo firme a la LOMCE.

Izquierda Anticapitalista hará todo lo que le sea posible para impulsar el movimiento contra la LOMCE y para que éste pueda ser un éxito.

Descargar Declaración Maquetada en pdf


Anexo

Los “detalles” de la LOMCE

1.- La segmentación del alumnado

La ley da por buena la segmentación de capacidades y de motivaciones que el propio sistema social (mucho más allá de lo educativo) produce y organiza las etapas de la enseñanza de acuerdo a dicha segmentación de varias maneras:

  • Creando los programas de refuerzo y de mejora del aprendizaje en 2º y 3º de la ESO a los que deriva al alumnado con problemas de aprendizaje (pero con relativa disposición al estudio) para integrarlo posteriormente en 4º curso- de manera no explicitada pero seguramente inevitable -en la vía de “enseñanzas aplicadas” encaminada a la FP
  • Creando la FP Básica, continuación de los actuales PCPIs y que será una “vía muerta” para aquellas personas que la cursen, hacia la que se dirigirá al alumnado con mayores deficiencias desde también 2º y 3º de la ESO
  • Y, finalmente, derivando ya desde 4º a toda una parte del alumnado hacia los ciclos formativos de grado medio.

Pero la LOMCE no se limita a segmentar mediante la inclusión de diferentes trayectos en la enseñanza secundaria sino que va más lejos potenciando la “especialización curricular” de los centros según criterios “funcionales” y “por tipología” del alumnado. Aparece así la posibilidad de tener centros dedicados al desarrollo de la “excelencia”, a la mejora del rendimiento escolar, a la atención al alumnado con necesidades educativas específicas y hasta especializados en la aportación de recursos didácticos a plataformas digitales compartidas.

Todo ello apunta no ya a una segregación en los diferentes centros sino a un establecimiento de categorías y de funciones entre ellos. El alumnado no sólo será segregado en las distintas trayectorias sino que incluso, según su nivel, puede acabar ubicado en espacios físicos diferentes y aislados unos de otros.

Tal segmentación curricular organizada puede dar sin duda sus “frutos” desde el punto de vista del cómputo del “éxito” escolar (como la ley pretende), ya que por su propia naturaleza está diseñada para “adaptarse” a las situaciones particulares del alumnado, pero refuerza y consolida la segmentación social que es el punto de partida y la base de las diferencias escolares. Incluso podría pasar que la nueva organización aparezca ante los ojos de una parte de la comunidad educativa como “útil” ya que, efectivamente, puede “solucionar” algunos problemas de funcionamiento que la “incoherencia” de las antiguas leyes con la realidad social y la falta de medios permitían.

Los cambios curriculares incluyen también detalles muy significativos como, por ejemplo, la práctica desaparición de la materia de Tecnología en la ESO y en Bachillerato. Dicha eliminación no tiene nada de casual y guarda relación estrecha con el modelo productivo al cual la ley se adapta de manera servil. En dicho modelo productivo, basado en los servicios y en la baja cualificación, de acuerdo a una división europea e internacional del trabajo, queda poco espacio para la industria y, en consecuencia, para las materias educativas orientadas a proporcionar personal altamente cualificado para la misma. La formación del escaso número de ingenieros y técnicos medios y superiores se deja únicamente a cargo de una universidad extremadamente elitista.

El modelo económico y social incide de manera directa en el sistema de enseñanza, sea cuál sea éste, y a menudo se le ha pedido a este último que aborde problemas imposibles de solucionar sólo en la vía educativa. Las diferencias de capacidades entre el alumnado, su motivación o falta de ella, los importantes problemas de adaptación que una parte de él arrastra, guardan estrecha relación con el contexto económico y social. Solucionar los problemas y producir una relativa homogeneización en el sentido democrático entre el alumnado jamás podrá hacerse en el seno de una sociedad desigual, competitiva y que refuerza y exacerba las desigualdades como la actual. Las soluciones pasan por un sistema educativo democrático y que promueva la homogeneidad de aprendizajes pero al mismo tiempo por una transformación del modelo económico y social sin la cual lo anterior tiene nulas posibilidades de hacerse realmente efectivo. La LOMCE, claro está, lo que hace es adaptarse plenamente a la realidad existente.

2.- Las pruebas de evaluación externas

Existirán las siguientes pruebas:

  • Al finalizar el 3er curso de Primaria (Efectos explicitados: Según los resultados el equipo docente puede decidir la repetición de curso)
  • Al finalizar el 6º curso de Primaria (Efectos explicitados: sin consecuencias académicas, sólo carácter orientador. Sin embargo el redactado es algo sibilino, ya que habla de “estudiar la viabilidad del tránsito a la siguiente etapa”). Las características de las dos pruebas anteriores serán definidas por el Gobierno y aplicadas y corregidas por “especialistas externos al centro”.
  • Al finalizar el primer ciclo de secundaria (3º de la ESO). (Efectos explicitados: no se cita ninguno). Esta prueba la realizan las Administraciones educativas, contrariamente a las anteriores y siguientes no se indica que sea “externa” ni diseñada por el Gobierno. Al finalizar el 4º curso de la ESO, de acuerdo a la opción cursada. Será una prueba de características también fijadas por el gobierno, aplicada y corregida “externamente”. Será necesario aprobarla para obtener el título de Graduado de Secundaria.
  • Al finalizar el Bachillerato. Será una prueba de características también fijadas por el gobierno, aplicada y corregida “externamente”. Será necesario aprobarla para obtener el título de Bachiller.

El objetivo de las pruebas externas de evaluación es muy claro, serán el gobierno y las administraciones educativas las que controlen los “filtros” tanto para pasar a los ciclos de grado y medio y bachillerato como a la universidad. La aplicación de las pruebas y su corrección por “especialistas externos” deja las puertas abiertas a una total arbitrariedad en los resultados, sin ningún tipo de fiscalización posible (o meramente formal, si en algún reglamento o desarrollo de la ley se llega a incluir). El “filtraje” ha de permitir derivar a cada área de enseñanza (ciclos formativos, bachillerato o universidad) el número de alumnos que se considere conveniente.

Las pruebas forzarán además al profesorado a una adaptación constante a ellas de los contenidos impartidos, ya que la superación de las mismas dependerá de lo anterior. Se limitará así, aun más que actualmente, la posibilidad de desarrollar los currículos de manera flexible y de las enseñanzas críticas e independientes.

En cuanto a las pruebas ahora establecidas y que no tienen “consecuencias académicas”, una vez en funcionamiento sus “consecuencias” podrán variar mediante una simple modificación legislativa. A este respecto resulta muy sospechosa su inclusión, sin consecuencias, al lado de otras con efectos muy palpables. Se supone que los legisladores se guardan la carta de su uso 2práctico” para un futuro.

La presencia de los “especialistas externos” es una puerta muy abierta no sólo a la arbitrariedad sino a la privatización de la gestión de las mismas a cargo de empresas montadas a tales efectos en “amigamiento” con las diferentes administraciones.

3.- Eliminación de competencias de consejos escolares y aumento de las de los directores.

Los consejos escolares pierden las competencias de aprobación de proyectos i normas contemplados en el capítulo II del título V de la ley; de la programación general anual del centro; de la admisión del alumnado; de la aprobación de la obtención de recursos complementarios; de las directrices de colaboración con las administraciones locales, otros centros, entidades y organismos.

Tales competencias perdidas por los consejos escolares, ahora sólo consultivos, las ganan los directores de los centros.

Los directores serán, además, seleccionados a través de un proceso que permite a la Administración controlar en gran medida las personas que accederán a tales cargos.

Además de las competencias antes señaladas los directores dispondrán también, en los casos de centros de especialización curricular o de proyectos de calidad, de la potestad de seleccionar al funcionariado que trabajará en el centro.

Éste punto constituye un ataque directo a los derechos democráticos en los centros, al pretender imponer directores a medida de la administración con pleno poder ejecutivo y desposeer a claustros y consejos escolares de sus competencias. Se busca así avanzar de manera acelerada en la “toma del poder” por parte de la administración en los centros y en el conjunto del sistema educativo que, en general, son poco afines a sus planteamientos. Este ataque inicial se verá ampliado en plazo muy breve on las medidas que impondrá la nueva ley del Estatuto de la función Pública docente.

4.- Los derechos del profesorado.

La ley continúa presionando para laminar los derechos históricamente adquiridos por maestras y profesorado. No solamente, como ya se ha explicado, recorta gravemente sus competencias en lo referente a la gestión de los centros y a cómo podrá impartir la docencia, sino que, además, aumenta la inestabilidad de su puesto de trabajo.

Así, en función de las “necesidades funcionales”, el profesorado podrá verse obligado a impartir materias diferentes a las de su especialidad, sino a ser trasladado a centros diferentes e incluso a ser desplazado de localidad.

En los centros en los que se realicen “proyectos de calidad educativa”, como ya se ha apuntado, los directores podrán seleccionar al profesorado de acuerdo a las necesidades del programa y según su voluntad.

De acuerdo a la idea que la administración no se cansa de difundir en relación a que maestras y profesorado “trabajan poco”, la LOMCE se permite incluso la desfachatez, en su disposición adicional quinta sobre el calendario escolar, de imponer que los días de las pruebas de evaluaciones finales o de etapa quedarán fuera de los 175 preceptivos días lectivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s