Corrupción, privatización y propiedad privada sobre los medios de producción

Pedro Luis López Sánchez. La Estrategia Global

Esta pretensión, de crear un paraíso en la tierra, cuán fácilmente ofende. Ofende a nuestra santidad porque puede distraer de ese otro paraíso del más allá, ofende a nuestras majestades […], porque el paraíso de los pobres raramente complace a sus gobernantes.

Éstas misiones son obra del demonio, enseñan a despreciar la propiedad privada y el legítimo beneficio, y desobedecen la autoridad […]”

The Mission

The Mission

Si la corrupción es el trasvase de dinero público a una minoría privada en contra de los intereses de la mayoría, habiendo de por medio el enriquecimiento ilegítimo – e ilegal – del gestor del dinero público; la privatización es su forma legal (que no legítima). Ya que la privatización es el trasvase de dinero público a una minoría privada en contra de los intereses de la mayoría donde existe el enriquecimiento ilegítimo – pero intencionadamente legal – del gestor del dinero público que hizo la privatización a través del fenómeno denominado de “puertas giratorias”.

La difícil identificación de la privatización como corrupción se debe principalmente a que el enriquecimiento ilegítimo no se da en el mismo espacio de tiempo del acto ilegítimo y su forma legal hace aparentar como legítimo aquello que para la subjetividad de la mayoría no lo es.

Pues si la privatización es la forma legal de la corrupción, la propiedad privada sobre los medios de producción es su forma legal, estructural y hegemónica. Ya que la propiedad privada sobre los medios de producción provoca el trasvase de la riqueza de la sociedad – producida en origen por los trabajadores – hacia una minoría privada y en contra de los intereses de la mayoría, forma legal y ampliamente legitimada por la posición dominante de la clase social que se beneficia de este tipo de propiedad.

La identificación de la propiedad privada sobre los medios de producción como corrupción (social) es muy difícil, ya que la clase dominante ha conseguido que este tipo de propiedad y el legítimo beneficio sobre ella sea aceptado y protegido ampliamente.

En tiempos de crisis orgánica, esta legitimidad del beneficio sobre la propiedad privada puede saltar por los aires a los ojos de la mayoría social, ya que en la práctica se demuestra que la riqueza se está acumulando en unas pocas manos provocando la miseria de la mayoría de la población.

Por lo tanto, la corrupción, la privatización y la propiedad privada sobre los medios de producción son diferentes maneras, diferentes caras de una misma cosa; el robo y la explotación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s