Murcia liderará los recortes en sanidad y educación en 2013

elpajarito.es

Varcárcel y Bernal

El presidente Valcárcel junto a su vicepresidente y consejero de Hacienda, Juan Bernal.

Los servicios públicos de las comunidades autónomas serán menos y de peor calidad en 2013. Los Gobiernos regionales tienen menos dinero para prestarlos: los ingresos corrientes –los que reciben por impuestos y transferencias del Estado– se reducirán un 6,1% de media, según el análisis del Proyecto de Presupuestos Generales de las Comunidades Autónomas para 2013 difundido por el Ministerio de Hacienda. Murcia será una de las regiones donde más se notarán los recortes en sanidad y educación.

Las comunidades tienen, además, menos margen presupuestario. Deben reducir el déficit público a la mitad (del 1,5% del PIB autorizado en 2012 al 0,7% este año). Al tiempo, necesitan financiar 48.020 millones de euros a lo largo del año, más del doble de lo dispuesto por el Gobierno –23.000 millones– en el Fondo de LIquidez Autonómica (FLA) para ayudar a los territorios que no pueden financiarse. Y eso, con los mercados entreabiertos (exigen duras condiciones financieras) porque no terminan de fiarse de las comunidades.

Las estrecheces financieras, la reducción del margen del déficit fijado por el Ministerio de Hacienda y la caída de la recaudación obligan a las comunidades a afilar las tijeras en 2013. Durante los últimos años ya redujeron las inversiones al mínimo. Solo les queda meter el bisturí para amputar parte del gasto estructural (el de funcionamiento): se agravarán los recortes presupuestarios en sanidad (el gasto cae 6,8%), educación (-8,6%), servicios sociales (-13,3%) y en el sector público de las comunidades, según se desprende de las cuentas autonómicas recogidas por Hacienda. Ya está ocurriendo en estas primeras semanas del año. Se han cerrado urgencias en algunos pueblos, se ha elevado el control del gasto farmacéutico y se limita la sustitución de profesores en las escuelas.

“Los presupuestos de 2013 serán muy restrictivos”, sostienen los analistas de AFI César Cantalapiedra y Carmen López en un documento publicado el pasado jueves por Funcas (Fundación de Cajas de Ahorro) sobre las líneas presupuestarias de las comunidades. El Ministerio de Hacienda informó a principios de año que las comunidades reducirán sus gastos un 7,1% y anunció que todos los presupuestos presentados (a falta de las cuentas de Galicia, Cataluña y País Vasco por las elecciones a final de 2012) se ajustan al déficit previsto del 0,7% del PIB.

 “Una vez agotada la vía del recorte de la inversión para reducir el gasto, que tras tres ejercicios de caídas acumuladas de doble dígito, tan solo representará para 2013 el 10,4% del total del gasto, las comunidades se enfrentan a un proceso en el que será necesaria la reducción de su estructura funcional”, añaden los analistas de AFI.

El recorte de las comunidades autónomas en los últimos ejercicios afectaba, sobre todo, al capítulo de las inversiones –han caído cerca de un 50% en los últimos tres años–. Atrás quedaron los grandes proyectos faraónicos e incluso los planes para construir nuevos colegios y centros de salud quedaron congelados en el mejor de los casos. Pero tras años de raspar apenas queda margen para rebajar la partida de inversiones sin afectar a la conservación de las infraestructuras ya construidas. Y en el sexto año de la crisis aún siguen intactas las exigencias de ajustar las cuentas públicas.

“Los presupuestos presentan importantes recortes en las transferencias corrientes y los gastos de personal, fundamentalmente basados en la reducción del sector público autonómico y en la amortización de puestos de la propia administración”, señalan Cantalapiedra y López en el informe de Funcas. Y añaden: “El ejercicio 2013 será muy restrictivo por la vía del gasto de las regiones, con destrucciones de empleo público significativas y mayores a las de 2012”.

Los Ejecutivos autonómicos despedirán a parte de sus empleados públicos –personal interino y eventuales– para rebajar su factura en nóminas cerca de un 6%, con lo que se ahorrarán más de 2.200 millones, según los datos recopilados por Hacienda de 13 comunidades.

Buena parte de estos trabajadores procederán de las empresas públicas regionales. Uno de los grandes desafíos de las autonomías para este ejercicio es la supresión de las 477 entidades públicas (empresas, fundaciones y entidades) que se han comprometido con Hacienda a eliminar.

También habrá rebajas en sanidad, educación y servicios sociales. Madrid es la comunidad que más encogerá estas partidas. Y eso que el gran recorte en sanidad lo oculta en el capítulo de gastos de capital (por la privatización de la gestión en seis hospitales). Murcia (-12,8%), Aragón (-12,9%) y Andalucía (-10,8%) son los otros territorios que más rebajaran el dinero para sanidad. Estas autonomías junto a Asturias (-8,7%) son también las que más reducen los recursos en Educación.

Respecto a los ingresos, casi todos los aumentos de impuestos que realizarán las autonomías en 2013 –sobre todo suben las tasas y el impuesto sobre sucesiones y donaciones– quedarán enjugadas por el descenso en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD) cuya recaudación disminuirá este año hasta los 5.088 millones (sin contar con Galicia, País Vasco y Cataluña), un 12,3% de media menos que el año pasado. Los Gobiernos regionales ingresarán por este impuesto un tercio menos que al inicio de la crisis (10.044 millones en 2008). Este tributo es el más identificable con la actividad de las comunidades. Por eso, este descenso refleja la imagen del encogimiento que están sufriendo las estructuras regionales. Para compensarlo, las autonomías exprimen los ingresos por el impuesto de Sucesiones y Donaciones. Esperan recaudar 1.958 millones de euros, un 23,3% más que en 2012. Los Ejecutivos regionales también han creado nuevas tasas y subido las que ya tienen en vigor para buscar recursos. Ingresarán un 12,9% más por las tasas y precios públicos que el año pasado, lo que supone unos 400 millones adicionales.

“Ante un escenario de ingresos en clara disminución, pese a los esfuerzos por aumentar la recaudación, y con la vía del recorte en inversión prácticamente agotada, el cumplimiento del exigente objetivo de déficit para 2013 pasa necesariamente por la reducción de su gasto corriente”, concluye Funcas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s