La violencia en la educación y la ideología conservadora de individualización de sus causas

Pedro Luis López Sánchez. La Estrategia Global

«Al menor que quemó el pelo a su profesora deberían darle una paliza que no dejase marcas» /1. De esta guisa se expresó el psiquiatra José Miguel Gaona en televisión, el cuál ha sido director de la revista «Educar bien. Niños» (¿?) y asesor técnico del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, a propósito de la noticia de un menor de 16 años que intentó (no llegó a ocurrir gracias a la intervención del resto de compañeros y compañeras) quemar el pelo a su profesora en un instituto de Barbate /2.

Violencia escuelas

Este tipo de noticias suelen tener gran repercusión en la caverna mediática, donde son ampliamente analizadas y debatidas. Las conclusiones habitualmente hacen referencia a que en un país democrático y de igualdad de oportunidades (siendo muy generosos), que un adolescente actúe de forma violenta en el ámbito escolar es solo culpa del adolescente o como mucho de unos padres que no han sabido educarlo adecuadamente; llevando el debate a un plano moral, muy característico de ideologías conservadoras. ¡Qué hipocresía!, los mismos que machacan al funcionariado llamándoles gandules y aplaudiendo cuando recortan su salario, se convierten en los adalides de la defensa de la integridad física del profesorado y de su autoridad. Por cierto, tema éste recurrente, el de la autoridad del profesorado, en los sindicatos más conservadores de la enseñanza.

Es preocupante también la existencia de ciertas expresiones de uso más o menos habitual como «un par de hostias a tiempo» que hacen referencia a castigos preventivos. Los castigos preventivos y pegar sin dejar marcas son ampliamente usados en sociedades machistas contra las mujeres, y dan a entender que nuestra sociedad, a pesar de todo, no ha logrado extirpar este tipo de creencias y prácticas del ideario popular, como demuestra, por otra parte, la lacra de la violencia de género.

Faminismo

Partiendo del hecho que la actuación del adolescente en cuestión es reprobable y merece un castigo por ello, y no queriendo quitar la culpa que éste tiene, entendiendo también que el profesorado poco puede hacer con casos de este tipo ni tiene herramientas para ello; sería conveniente analizar las causas de la violencia en la educación desde un punto de vista más global, para lograr entender que factores desencadenan estas actitudes. La pregunta sería, ¿qué ha ocurrido para qué un chico de 16 años quisiera quemar el pelo de su profesora?

Según el artículo publicado por José Emilio Palomero Pescador y María Rosario Fernandez Domínguez en la Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado en 2001 /3, hay numerosas causas y factores condicionantes de las conductas violentas en la escuela y fuera de ella, sin perder de vista que vivimos en una sociedad que rezuma violencia y agresividad.

«De un lado, la agresividad puede ser la expresión de factores relativamente independientes de la escuela, como los problemas personales, los trastornos de relación, la influencia del grupo de amigos o la familia. De otro, podemos decir que la conducta agresiva de los niños está condicionada por la estructura escolar y sus métodos pedagógicos, así como por todo un conjunto de factores políticos, económicos y sociales. En la mayor parte de los casos, intervienen todos o varios de estos factores, pues las interacciones y las relaciones interpersonales sólo pueden entenderse contemplando de una forma global las condiciones sociales e institucionales en que se producen, siendo por otra parte las personas quienes intervienen con sus interaccciones en la configuración de los sistemas e instituciones sociales. En definitiva, existe un estrecho lazo entre problemas sociales, familiares, escolares y personales en el origen de la violencia escolar.»

Dejando a un lado problemas de tipo patológico infantil que pueden ser tratados adecuadamente si somos capaces de detectarlos (trastornos por déficit de atención e hiperactividad, depresión, stress, …); las causas de tipo individual, familiar, social o del propio entorno escolar están estrechamente relacionadas en general con el tipo de sociedad en la que vivimos, la escala de valores de la misma, problemas socio – económicos de desempleo, pobreza y exclusión social e incluso del sistema pedagógico heredado del sistema prusiano (despotismo ilustrado) basado en una fuerte división de clases y castas.

Podemos observar también como estos factores socio – económicos (y culturales) son determinantes en la incidencia del fracaso escolar, conclusión que se desprende del siguiente gráfico extraído del artículo de 2007 de José Saturnino Martínez García, del Departamento de Sociología de la Universidad de La Laguna, titulado Fracaso escolar, clase social y política educativa /4.

Fracaso escolar por clases socialesCabría analizar también si los problemas de desigualdad y el tipo de sociedad son importantes a la hora de la incidencia de la violencia en la escuelas. Según el Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE) sobre violencia en las escuelas en América Latina elaborado por la UNESCO de 2005 a 2009 /5, países con mayores desigualdades sociales, como Argentina, Ecuador, República Dominicana, tienen mayor incidencia de violencia física en las escuelas; sin embargo, Cuba, con un sistema educativo público y universal y con una sociedad con menos desigualdades aparece en el extremo opuesto. Obviamente, y como se ha expuesto con anterioridad, las desigualdades sociales y económicas son solamente algunos de los factores que afectan a la violencia en las escuelas, pero de forma general parecen tener un peso importante dentro de este grupo de factores y causas.

Todos estos datos son obviados por la caverna mediática que se preocupan más de lanzar mensajes que van a incidir sobre los sentimientos más primarios del ser humano: el chico se merece una paliza (con el detalle de no dejar marcas). Llegados a este punto y retomando la idea inicial del artículo, ¿la individualización de las causas (en este y otros aspectos de la sociedad) llevándolas a un plano moral es una forma de poder hegemónico conservador?, ¿con qué propósito?. Preguntado por esto mismo en una entrevista publicada en la edición digital del periódico Diagonal /6, el joven periodista Owen Jones, autor de “Chavs. La demonización de la clase obrera”, responde: «El término [chav] es un síntoma del intento de convertir problemas sociales, como la pobreza y el desempleo [o la violencia escolar], en fallos individuales. Es muy útil para el capitalismo, cierra el apartado de críticas al sistema sobre la base de que lo que hay que combatir son las faltas de cada uno, que se muestran como únicas causas.».

Owen Jones - Chav

Llevar la problemática de la violencia en la escuelas a un debate moral e individualizarlo es muy característico de ideólogos conservadores y es en cierta manera hegemónico en nuestra sociedad: cierra el apartado a cualquier crítica al sistema político, social, económico y pedagógico; que en parte es causa de esta misma violencia como hemos visto. Abrir un debate profundo sobre la violencia en la escuelas debe llevar consigo un debate sobre el sistema pedagógico, las desigualdades sociales y lo valores asociados a una sociedad capitalista de consumo y competitividad.

Pedro Luis López Sánchez, @estrateglobal

1/ «Al menor que quemó el pelo a su profesora deberían darle una paliza que no dejase marcas», ABC.es, http://www.abc.es/sociedad/20130221/abci-psiquiatra-gaona-paliza-201302211234.html

2/ Un adolescente intenta quemar el pelo a su profesora en un instituto de Barbate, Antena 3, http://www.antena3.com/noticias/sociedad/adolescente-intenta-quemar-pelo-profesora-instituto-barbate_2013022100049.html

3/ La violencia escolar: Un punto de vista global, José Emilio Palomero Pescador y María Rosario Fernandez Domínguez, 2001, Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 41, 19-38, http://www.aufop.com/aufop/uploaded_files/articulos/1247352775.pdf

4/ Fracaso escolar, clase social y política educativa, José Saturnino Martínez García, Viejo Topo (ISSN 0210-2706), no 238 pp: 44-49, noviembre 2007, http://josamaga.webs.ull.es/fracaso-escolar-VT.pdf

5/ UNESCO alerta sobre la violencia entre estudiantes de América Latina, Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE) elaborado por la Unesco de 2005 a 2009, http://www.crefal.edu.mx/crefal2012/index.php?option=com_content&id=386

6/ “Los Gobiernos ingleses han creado un vertedero social”, Periódico Diagonal, http://www.diagonalperiodico.net/culturas/gobierno-creo-vertedero-social.html

Anuncios

Una respuesta a “La violencia en la educación y la ideología conservadora de individualización de sus causas

  1. Pingback: La violencia en la educación y la ideología conservadora de ... | EDUCACIÓN EN CONFLICTO EN ARGENTINA | Scoop.it·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s