¡Ni Juan Carlos ni Felipe, República y autodeterminación de los pueblos!

Jaque al Rey

Comunicado de Izquierda Anticapitalista

Si existe en el sistema político español una institución que evidencia la ausencia de una ruptura democrática genuina con la dictadura ésta es la monarquía. A pesar de la mojigatería mistificadora y las patéticas genuflexiones ante el rey de los partidos del régimen –PP, PSOE y CiU (como tan simbólicamente se ha encargado de recordarnos Miquel Roca al asumir la defensa de la infanta Cristina)… sin olvidar al PCE y sus renuncias desde el principio de la Transición-, la monarquía no cuenta con una legitimidad democrática explícita y es un poder preconstitucional « reinstaurado » por la dictadura franquista. Es más, tampoco cuenta con una legitimidad dinástica convencional, al saltarse Franco el orden sucesorio. El régimen actual ha presentado a Juan Carlos, con una frivolidad rayana en el insulto, como el hombre providencial que « trajo » la democracia y que, sobre todo, « detuvo » el golpe de Estado del 23F.

Pues bien, en los tiempos en que reinaba y gobernaba, cuando se seguían asesinando a militantes de izquierdas en las calles, las comisarías y los patíbulos con su aprobación o cuanto menos su aquiescencia, el monarca maniobró, hasta cierto punto teledirigido por Estados Unidos -como se está demostrando últimamente-, para operar una apertura controlada que impidiera que el franquismo sin Franco acabase como la dictadura portuguesa en 1974 o, más recientemente, como las tiranías de Túnez o Egipto. También es cierto que esta salida fue posible porque la oposición mayoritaria aceptó los pactos y las transacciones a cambio de poder llegar lo antes posible a las instituciones, a los cargos y a los privilegios. Pero de lo que no cabe ninguna duda es de que lo que hizo imposible la continuidad de la dictadura no fue el Rey, sino un nivel de movilización popular extraordinario en las universidades, en los barrios y, sobre todo, en las fábricas. Si bien es cierto que, como a menudo se cacarea, Franco murió en la cama, no es menos cierto que el franquismo murió en la calle. Es importante recordarlo en estos tiempos de dictadura de los mercados y de exilio (económico), en los que está en juego el futuro de nuestras conquistas sociales y democráticas más elementales y en los que la inestabilidad económica está abriendo una gran crisis política.

En lo que respecta al golpe del 81, existen indicios bastante consistentes para sospechar que, dado que buena parte de los militares implicados en la intentona –empezando por Armada– eran de la mayor confianza del monarca, ni el rey ni, conviene recordarlo, buena parte del establishment político español –incluida la dirección del PSOE– cerró la puerta a la solución Armada hasta que se truncó por la oposición de Tejero. También es muy inquietante constatar que los servicios secretos (entonces el CESID, antecesor del no menos inquietante CNI actual), una parte de cuyos mandos estuvo directamente implicada en el golpe, despachaban regularmente con la corona.

Las incoherencias del relato oficial son tantas, empezando por el discurso televisado del rey, iniciado con un sorprendentemente « ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el Palacio del Congreso» (unos sucesos consistentes en secuestrar a punta de fusil a centenares de diputados… acción ni caracterizada ni condenada a priori por el monarca), que no es descartable que los historiadores del futuro lleguen a la conclusión de que fue un autogolpe blando destinado a reforzar políticamente a la corona y a desarticular conspiraciones militares más radicales. Es más, a menudo se insiste en que el golpe fracasó, pero lo cierto es que los objetivos del famoso « golpe de timón » se alcanzaron bajo el mandato de la UCD y, sobre todo, del PSOE: la LOAPA para frenar el proceso de descentralización del Estado, la entrada en la OTAN para garantizar la tutela político-militar nortamericana, el reforzamiento de la lucha « antiterrorista » contra el independentismo vasco (GAL y todo lo que vino más tarde) y el neoliberalismo reaganiano (privatizaciones, reconversión industrial, etc… con las consecuencias actuales por tod@s conocidas). Pero, sobre todo, se asentó un objetivo estratégico para el régimen actual : la aceptación pasiva del orden vigente y una profunda despolitización de los sectores populares y la juventud. Quizás no sea exagerado afirmar que la pesada inercia de estos años simbólicamente marcados por el « ¡quieto todo el mundo ! » no se han empezado a revertir hasta que no pocas tradiciones rebeldes y combativas aletargadas volvieron a ponerse en marcha entre la juventud y las clases populares una soleada tarde de mayo de 2011 con ese famoso «no somos mercancía en manos de políticos y banqueros».

Hasta hace tan sólo unos años, protegido por una inmunidad constitucional inexistente en ningún país democrático y por una sólida censura mediática, este atípico político que sólo ha recibido el voto de Franco, que es el jefe de las Fuerzas Armadas por la gracia de Dios y que tan amigo es de banqueros y empresarios (como Mario Conde o Javier de la Rosa, por sólo citar a los más corruptos) encarnaba la institución mejor valorada por buena parte de la población. Una institución monárquica cuyo robustecimiento ha favorecido el conservadurismo del sistema, el transformismo político y la amnesia histórica programada, así como un pesado conformismo cultural e ideológico promovido por la revolución pasiva del consumismo y el hoy truncado ascenso social de las llamadas clases medias.

Sin embargo, la crisis capitalista en curso, las resistencias a las políticas de austeridad y el estallido de enormes contradicciones están generando una grave crisis del régimen actual, una « democracia » de muy baja intensidad resultado de la autoreforma limitada de la dictadura, reforma en todo momento tutelada por las fuerzas armadas y la monarquía. Hoy, la crisis del Estado de las autonomías, el descrédito del poder judicial y el rechazo de los grandes partidos del poder (PP, PSOE y CiU) está coincidiendo con una cascada de escándalos de la Casa Real que explica la acelerada caída libre de su popularidad. La crisis de la monarquía es tan grave que incluso se ha relajado la censura informativa y la autocensura de los grandes partidos ante esa institución. A las cacerías y los escándalos de faldas del rey se une el caso Urdangarín-Infanta Cristina, las turbias relaciones de Corinna con la cúspide del Estado, la publicación reciente en Alemania de unas declaraciones del Rey posteriores al 23F en que quitaba hierro a la actuación « bien intencionada » de los golpistas, y los primeros interrogantes sobre los orígenes de la fortuna personal del monarca.

Pues bien, hoy todas las fuerzas conservadoras están apostando por la abdicación del rey en el príncipe para evitar una degradación política irreversible de la monarquía y una efervescencia republicana. El ascenso del independentismo en Catalunya ante la evidente irreformabilidad de la Constitución y la negativa total de los grandes partidos de ámbito estatal a facilitar el ejercicio democrático del derecho de autodeterminación de los pueblos catalán, vasco y gallego, anuncian una crisis política de gran envergadura que puede quebrar la paz social y la estabilidad política que han disfrutado las clases dominantes hispánicas durante las últimas tres décadas.

« Las libertades plenas y el camino al socialismo no caben en esta constitución », decía la Liga Comunista Revolucionaria cuando en 1978 fue la única corriente política aparte de la Izquierda Abertzale que llamó a votar por un « no de izquierdas » en el referéndum de la consitución. El próximo 14 de abril, aniversario de la proclamación de la II República, Izquierda Anticapitalista defenderá la consigna «¡ni Juan Carlos ni Felipe, república y autodeterminación de los pueblos !».

Izquierda Anticapitalista,

12/4/2013

Anuncios

Una respuesta a “¡Ni Juan Carlos ni Felipe, República y autodeterminación de los pueblos!

  1. Serenos y alegres,
    valientes y osados
    ¡Cantemos, soldados,
    el himno a la lid!
    ¡De nuestros acentos
    el orbe se admire
    y en nosotros mire
    los hijos del Cid!

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    ¡Blandamos el hierro
    que el tímido esclavo
    del libre, del bravo,
    la faz no osa ver!
    Sus huestes cual humo
    veréis disipadas,
    y a nuestras espadas
    fugaces correr.

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    ¿El mundo vio nunca
    más libre osadía?
    ¿Lució nunca un día
    más grande el valor,
    que aquel que, inflamados,
    nos vimos del fuego
    que excitara a Riego
    de Patria el amor?

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    Honor al caudillo,
    honor al primero
    que el cívico acero
    osó fulminar.
    La patria afligida
    oyó sus acentos
    y vio sus tormentos
    en gozo tornar.

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    Su voz fue seguida,
    su voz fue escuchada,
    tuvimos en nada
    soldados morir.
    Y osados quisimos
    romper la cadena
    que de afrenta llena
    del bravo el vivir.

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    Ya la alarma tocan;
    las armas tan sólo
    el crimen, el dolo,
    podrán abatir.
    ¡Que tiemblen, que tiemblen,
    que tiemble el malvado,
    al ver al soldado
    la lanza esgrimir!

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    La trompa guerrera
    sus ecos da al viento,
    de horrores sediento;
    ya muge el cañón.
    Ya Marte, sañudo,
    la andana provoca
    y el genio se invoca
    de nuestra nación.

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

    Se muestran: ¡volemos,
    volemos, soldados!
    ¿Los veis aterrados
    la frente bajar?
    ¡Volemos, que el libre
    por siempre ha sabido
    al siervo rendido
    la frente humillar.

    Soldados, la patria
    nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella
    vencer o morir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s